A los ojos de los medios de comunicación y de algunos usuarios en particular, el exceso de información no oficial acerca de la Influenza en Twitter que se ha generado estos últimos tres días, demerita la función de este micro-blog como una efectiva fuente de información en situaciones de emergencia, otorgándole a quienes desprecian a las redes sociales, una herramienta más para dudar de su confiabilidad, y atacarlas.

Algunos usuarios están publicando cualquier cosa que les viene a la mente acerca de la influenza y entre más alarmista mejor, ya sea para ayudar a crecer su popularidad y audiencia en Twitter o para no quedarse atrás en el tema, pero en el estado de emergencia en el que la gente escribe acerca de sus miedos a los síntomas y las muertes que se han presentado hasta ahora, puede crear histeria a base de desinformación, como lo señala Evgeny Morozov, miembro del Open Society Institute y blogger en ForeignPolicy.com.

La popularidad de Twitter se ha incrementado en los últimos meses, y sus usuarios lo utilizan como fuente de información en casos de emergencia, muchas veces obteniendo resultados positivos, como en la inundación de Fargo, Dakota del Norte, el pasado 26 de marzo, donde constantemente se informó cual era el nivel del agua y cuales fueron las zonas evacuadas, así como también se convocó a decenas de voluntarios. Otro ejemplo de la efectividad de Twitter en estos casos se demostró con el terremoto en Costa Rica el pasado 8 de enero, ayudando a difundir información sobre las pérdidas humanas y materiales, y la localización de los centros de acopio, además de la difusión de cómo hacer llegar ayuda a los damnificados desde otros países.

Lamentablemente, la difusión del estado de emergencia en México por la muerte de más de 100 personas por influenza ha estado presentándose de forma muy diferente por parte de los usuarios de Twitter en general. “Swine flu” no solo alcanzó la máxima popularidad en Twitter los pasados días domingo y lunes, también alcanzó los 10,000 tweets por hora, lo que Mashable calificó como señal de histeria. Muchos de estos miles de tweets no son más que información alarmista y falsa, como por ejemplo, la creencia de que comer carne de cerdo puede infectar a las personas.

Resulta desalentador para quienes creemos en el poder de Social Media, encontrar que personas que son figura en Internet y que hasta ahora estaban entusiasmados con los resultados de Twitter, como lo es el escritor de PC World, Slattery, quien ahora califica al micro-blog como “una fuente no confiable de información”, y todo gracias al contenido generado estos últimos días debido a la lamentable epidemia.

No nos engañemos, estamos jugamos al teléfono descompuesto desde hace tres días, nos confundimos unos a otros mencionando medicamentos que aseguran curar la influenza, de lo que nos dijeron que le pasó al amigo del amigo, de casos supuestamente reportados no se donde dice no sé quien. Es alarmante lo que está sucediendo y no podemos seguir jugando a los reporteros de Twitter en un caso tan delicado en el que a pesar de los beneficios de la descentralización de la información, se pueden generar más perjuicios que beneficios.

Detengamos esta locura en Twitter, dejemos de infectarnos de desinformación acerca de la influenza, dejemos de hablar solo por hablar del tema e informémonos acerca de cómo tomar precauciones, de que hacer en caso de presentar los síntomas, y de cuales son las últimas noticias a través de las fuentes oficiales y de noticias en las que personalmente confiamos más. Así como nos aseguramos de lavarnos las manos frecuentemente para no infectarnos de influenza, asegurémonos de difundir información responsablemente para mantener sano a nuestro Twitter y las demás redes sociales.

Para sustentar credibilidad en el mundo de Social Media es necesario que nos hagamos responsables de lo que compartimos, que cuidemos de que esta información provenga de fuentes oficiales y confiables, sobre todo tratándose de situaciones tan delicadas y de emergencia como lo es la influenza en México y en otros países. La pregunta es ¿Quiénes publicamos en Social Media estamos interesados en darle credibilidad a nuestras voces?