Twitter es fascinante, la información en tiempo real que ofrece el micro-blog es muy adictiva, y ahora no puedo vivir sin su versatilidad, su personalidad cambiante me fascina. Ni que decir de la plataforma que me ofrece para que cientos de personan sepan que es lo que hago, lo que quiero, lo que pienso, lo que me interesa, lo que me preocupa, me hace feliz o infeliz. Sin embargo, no todo es bueno y bonito en Twitter, también me confunde y me causa frustración. Aquí está una síntesis de lo que me parece bueno y también lo que creo que es lo malo de Twitter. Prometo ser breve.

Lo Bueno:

1. Twitter actualiza tu status en todas las redes. Twitter es simplemente otra manera para comunicarte online, sin embargo, su popularidad no se debe a que haya cubierto una latente necesidad de comunicación por parte de los usuarios de Internet. El hecho de que Twitter te permita actualizar tu status en otras redes sociales significa que este micro-blog puede actuar como central en el servicio de “actualización de status” en toda la red. Desde este micro-blog actualizas Facebook, FriendFeed, tu blog, tu RSS y ahora hasta tu Gmail, entre otras redes.

2. Twitter funciona como un nuevo medio de conversación pública y global. Twitter tiene la superioridad de llevar las conversaciones de los chats fuera de sus “rooms” o “salas” a la luz pública. Una de las ventajas de que las conversaciones sean públicas y globales es que podemos tener acceso a personas que por otros medios no nos hubieran puesto atención como ahora lo hacen, como los famosos bloggers, comunicadores, periodistas, escritores y hasta celebridades, con quienes muchos de los usuarios hemos podido tener interacción.

Otra gran ventaja es que no seremos acosados por algunos usuarios como sucedía antes en aquellos chats, ya que es fácil que podamos darnos cuenta de inmediato quien está acosando a quien por exposición o denuncia pública.

3. Twitter imita conversaciones reales. Los seres humanos somos creaturas sociales por naturaleza y nos relacionamos principalmente por medio de conversaciones. La mayor parte de nosotros no somos escritores ni de libros, artículos o ni siquiera blogs. Simplemente nos gusta hablar, y Twitter es el primer servicio de texto en imitar adecuadamente este comportamiento en un medio online.

4. Oportunidad de audiencia e influencia escalable. Si quieres ser escuchado por muchas personas en las redes, Twitter es el lugar más indicado, puedes ir ganando seguidores poco a poco de manera paulatina mientras tu participación sea constante. Pero cuidado, esto no quiere decir que todos tus seguidores te estén prestando atención, todo depende de que también hagas crecer tu influencia en Twitter, en que te hagas líder de opinión, seas entretenido, compartas buena información, etc. Tienes la oportunidad de hacer llegar tus mensajes a cientos o miles de personas de manera simultánea, ¿a quien no le gusta la atención, los reflectores? Twitter te ofrece un excelente escenario.

Lo malo:

1. La conversación es pública. ¿Cómo es que una cualidad de Twitter se convierte en un defecto? Las herramientas de mensajes privados son limitadas en Twitter. Una vez que mandas un mensaje, queda en la red para siempre, y guardada para estar al alcance en el futuro en los servidores de Twitter. La buena noticia es que a diferencia de Facebook, cuando borras tu cuenta de Twitter, tu historial de Twitter también desaparece.

2. El timeline de Twitter no te espera. Twitter te hace sentir que te estas “perdiendo de algo” cuando no estás online para ver lo que los demás escriben. Los mensajes en el micro-blog son fluidos y no se detienen nunca, ni cuando duermes. Este continuo movimiento de tweets te hace sentir la necesidad de estar siempre ahí para ver que es lo que está pasando, para no parecer un completo ignorante para cuando vuelvas a Twitter después de algunas horas de un merecido descanso de las redes. Esta necesidad no es generalizada, seguramente estoy hablando por mí misma viéndome a tus ojos como una paranoica obsesionada, pero te aseguro que no soy la única que después de unas horas de ausencia llega a Twitter y pregunta: ¿Qué hay de nuevo? ¿De que me perdí? (¡Ja! Es tu culpa haberte perdido de las cosas buenas de Twitter, y todo por atreverte a tratar de dormir un rato).

3. El particular proceso de conversación en Twitter. Nuestras conversaciones normales tienen un principio, un desarrollo y un final, en Twitter no encuentras este lógico proceso. No necesitamos estar online exactamente al mismo tiempo que otras personas, muchos de nosotros tenemos que aprender que esta bien retirarse de la conversación y regresar a ella más tarde, o sencillamente, no regresar. También es importante que comprendamos que los demás no deben esperar a que tus @replies en Twitter sean instantáneos. Twitter se parece un poco más al e-mail, algunas personas lo tendrán abierto todo el tiempo, otras lo revisarán una vez al día. Tampoco esperes que te contesten rápido, o siempre en Twitter, hay que diferenciar bien el proceso de Twitter al del Messenger, hay personas que siguen confundiendo ambos servicios, aun después de ser pioneros en el micro-blog.

4. Sobrecarga de información. La horrible sensación de haberte perdido de información importante en Twittosfera es la causa de que muchos de nosotros aumentemos la carga de información externa a Twitter. Entre los blogs, los RSS, los encabezados de las cadenas de noticias, mensajes de email, actualizaciones en Facebook, además de Twitter, muchos de nosotros empezamos a vernos (a veces literalmente), como zombies, tratando de procesar toda la información que nos llega a la vez. La buena información nos ayuda a tener una vida productiva, a estar informados, mientras que la sobrecarga de información (que es comúnmente como también entra la mala información) provoca que perdamos nuestro tiempo y nuestros recursos cognitivos. Parece que Twitter no discrimina, nos lanza a los ojos decenas, cientos, ¡miles! de actualizaciones al día.

Se que éste punto de vista es irónico, ya que las computadoras son las herramientas ideales para precisamente tener acceso a la mayor cantidad de información posible, pero Twitter convierte esta idea en su loca “cabecita” y nos manda una corriente de información sin conciencia ni consideración a nosotros que somos millones de ocupadas personitas, así, sin filtros ni frenos incluidos.

Aunque el flujo de información en Twitter es interesante y fascinante, la mayoría de la gente no está preparada ni dispuesta a recibir tanta información dentro de sus rutinas diarias. Al igual, muchas veces nuestros limitados recursos cognitivos tampoco lo permite, tanta información simultánea nos puede llegar a confundir y marear, nos sentimos impulsados a saltar por la ventana (no es que yo lo haya sentido, no).

Twitter es de mucha utilidad, pero talvez no sea para todos, así como no lo son los blogs o Facebook. De
spués de experimentar Twitter tu mismo decidirás si le encuentras valor y si el flujo de la información que te aporta mejora tu vida diaria.