Ahora que estas convencido de los beneficios de social media… ¿Sientes que no puedes escribir un post, grabar un podcast o un video? A veces dar los primeros pasos puede ser un poco traumático para quienes somos nuevos participando en estos democráticos medios de comunicación online, nos da miedo dañar nuestra reputación inclusive antes de empezar a construir una, y es algo normal.

De hecho después de haber leído numerosos posts en blogs que nos hablan del uso de las redes sociales, haber recibido consejos personales, conocer exitosos casos de estudio e inclusive haber leído libros acerca del tema, nos seguimos sintiendo inseguros de participar generando contenido, y la verdad es que nos pasa a todos, la diferencia la hacen quienes finalmente se animan a hacerlo.

Todos tenemos preocupación y dudas acerca de si el contenido que queremos compartir es novedoso, útil y correcto. El miedo a hacer el ridículo es algo legítimo y comprensible, además de frecuente, inclusive para quienes tienen años escribiendo en blogs. Si por otra parte eres tímido para conocer gente, ¿porque no podrías también sentirte evasivo de compartir tus ideas y puntos de vista online?

Tienes razón en pensar así, y sin embargo, millones de personas han superado ese temor de la misma manera en que pudiera superarse hablar en público. A continuación te presento algunos puntos que Morgan McLintic nos comparte en su blog (que han sido modificados un poco con mi contribución) y que te ayudarán a superar el pánico escénico en social media:

Convéncete de que todo estará bien

1. Eres más interesante de lo que piensas. Eres una persona única con ideas y puntos de vista personales, los demás participantes nunca han tenido las experiencias que tus has tenido y tienes cada día, así que las encontrarán interesantes y dignas de compartirse.

2. Si no eres interesante para alguien no hay problema. Es normal que el contenido que generes no sea del interés de algunos usuarios, finalmente, hay contenido muy variado, de muchos colores y sabores, así que si el tuyo resulta intrascendente para muchos, pues lo peor que pueda pasar es que debas cambia tu enfoque y que sigas intentando. No habrá daño permanente.

3. La mayoría de los usuarios no hace comentarios. Solo un pequeño porcentaje de los lectores comparten sus opiniones del contenido que consumen. Para bien o para mal, la mayoría somos consumidores, no contribuidores.

4. La mayoría de quienes comentan son personas como tu. Casi todas las personas harán comentarios racionales, justos y útiles, no pretenden ofender y muy pocas veces pretender aleccionar.

5. Algunos comentarios vienen de trolls. No importa si tu contenido es bueno o malo, novedoso o repetitivo, los trolls siempre te atacarán digas lo que digas, así que su opinión no cuenta para medir la calidad de tu contenido.

Minimizando los riesgos

1. Ve de menor a mayor. Empieza por actualizar tu estado en las redes sociales en que participas con poca frecuencia, una o dos veces al día será suficiente. Aún así, el contenido debe ser personal de preferencia para que no seas confundido con spammer.

2. Comenta en el post de alguien más. Participar con comentarios en otros posts te irán ayudando a acostumbrarte a contribuir y tendrás también la oportunidad de compartir tus puntos de vista. El contenido en el área de comentarios.

3. Escribe algunos posts sin publicarlos. Esto te dará un poco de práctica, te habituará a la escritura y te ayudará a adoptar un estilo propio. También servirá para comparar tus posts con otros bloggers relevantes que escriben acerca de los mismos temas.

4. Empieza por temas poco controversiales. Apégate a los hechos, como los posts de noticias lo hacen. No escribas opiniones, en un principio, limítate a actualizar a tu audiencia en algo que vayan a encontrar relevante, y siempre menciona las fuentes de información. Después de un tiempo, podrás empezar a escribir lo que tu opinas, cuando tu blog se haya ganado un poco de confianza.

5. Prepárate para publicar por primera vez. Cruza los dedos y publica tus primeros posts, debes estar listo para contestar los primeros comentarios que recibas. Sería de gran ayuda comentar tu primer posts con tus amigos y personas que te estiman, sus comentarios te levantarán los ánimos. Se paciente si los lectores tardan en llegar, es normal que les lleve su tiempo conocerte, se paciente.

Genera confianza

1. Publica, publica, publica. Una vez que has pasado por la experiencia del primer post, podcast o actualización publicada, continúa haciéndolo, la constancia genera confianza.

2. Vuelve a intentarlo. Si crees que las primeras publicaciones fueron malas, o si los lectores tardan en llegar, no te desanimes, sigue intentándolo una y otra vez, antes de empezar a andar en bicicleta debiste sacudirte el polvo y montarla otra vez varias veces para intentarlo de nuevo hasta que lo lograste.

3. El pánico escénico nunca se irá. Acostúmbrate a enfrentar tu miedo para publicar tu contenido en social media, la angustia siempre estará ahí sin importar cuanto tiempo tengas haciéndolo. Si la angustia se ha ido, significará que no estas esforzándote lo suficiente. Toma riesgos o podrías ser ignorado por ser poco aventurado.

Si crees que ya superaste muchos de tus miedos para publicar tus contenidos en social media, por favor comparte de que forma lo lograste, estaría profundamente agradecida, ya que sigo sintiendo cierta ansiedad al pensar si el contenido que publico tiene o no alguna relevancia para los lectores.