Cada vez veo a más gente utilizando sus dispositivos móviles en lugares públicos para estar permanentemente conectados con el mundo, estos lugares incluyen parques, museos, salones de clases, cines, restaurantes y bares, en lugares donde antes el cien por ciento de la atención estaba centrado en las conversaciones con nuestros acompañantes, en una pantalla o en una exposición. Sin embargo, lejos de ser meros objetos de distracción, estos dispositivos móviles añaden una nueva dimensión a la experiencia que estamos viviendo en el lugar donde nos encontramos.

Con buscadores cada día más inteligentes, como en el caso de Goggles de Google en varios teléfonos, (inclusive ahora en el iPhone) ahora podemos obtener información al tomar fotografías de lo que tenemos enfrente o con nuestra voz, ¡En muchos casos ya no es necesario usar el teclado! Todo ello acelera el aumento de la participación de Internet en nuestras vidas en lugares públicos.

A continuación describo como algunas de las situaciones sociales pueden verse influenciadas por el acceso a Internet a través en nuestros móviles. No puedo decir que estos cambios son positivos o negativos, creo que simplemente son… cambios.

La pelea al calor de las copas en un bar
Muchos de nosotros hemos presenciado alguna pelea entre dos personas en un bar que se origina al exponer diferentes puntos de vista acerca de un hecho, regularmente uno de los involucrados presenta argumentos erróneos (a veces ambas partes). La discrepancia se va convirtiendo en discusión y luego, si el alcohol ha sido consumido en la cantidad adecuada y se han tocado susceptibilidades, puede originarse una desagradable y ruidosa pelea que unos disfrutan mientras que otros tratan de detener.

Como cambia este relato tan típico de pelea de bar cuando tienes a la mano tu teléfono o cualquier otro dispositivo móvil con acceso a Internet donde rápidamente puedes saber si lo que te están diciendo es verdad, donde habitualmente cada detalle puede ser localizable para sustentar o anular tus argumentos, ¿cierto?. Esta oportunidad de verificación tan inmediata detiene una discusión antes de convertirse en pelea, o detiene el intercambio de argumentos antes de convertirse inclusive en una discusión.

Nuestros móviles y demás dispositivos con acceso a Internet están cambiando nuestras relaciones sociales, el acceso rápido a la información que ahora tenemos desde cualquier lugar hacen que las discusiones terminen muy pronto porque hay manera de aclarar hechos y datos de forma relativamente inmediata, antes de que se necesite a un mediador, antes de que se generen peleas que a veces pueden llegar inclusive a terminar relaciones de amistad.

Pero veámoslo también desde otra perspectiva menos radical, a veces tristemente estos dispositivos pueden terminar con un debate de esos que tanto disfrutamos entre amigos, es cuestión de sacar el móvil y usar Google para que la emoción de lo que puede ser una interesante discusión, de esas que nos hace entretenida la convivencia, termine de tajo.

El salón de clases y las reuniones familiares
Este escenario que les acabo de describir es solo una de las situaciones que pueden ser influenciadas por nuestra permanente conectividad en lugares públicos, ¿que tal esa fuerte influencia de aquel profesor que significó tanto para nosotros? Argumentos fuertes y convincentes de un carismático profesor pudo haber dejado una profunda huella y verse reflejada en nuestras futuras inclinaciones políticas y filosóficas.

Ahora esta fuerte influencia que algunos profesores solían tener se ven cuestionadas con hechos y datos que pueden contradecir sus inspirados mensajes. Basta con que el estudiante utilice su móvil para verificar que lo que está diciendo su profesor va de la mano con hechos y datos reales para poder debatir o apoyar sus ideas. Ahora el profesor no es el que está más actualizado ni el más informado, puede ser cualquiera y sus alumnos pueden retar su conocimiento y afirmaciones en cualquier momento.

Situaciones en reuniones familiares también pueden verse afectadas por la conexión a Internet que nos acompaña a todas partes. A veces nos falla la memoria cuando queremos recordar momentos especiales en nuestra vida ¿Qué tal esas interminables discusiones entre las tías acerca de donde se realizó tal boda o bautizo, de cómo iba vestida alguna de las invitadas o quienes asistieron o no asistieron a tal fiesta? Muy pronto sucederá que baste entrar a una cuenta personal de Flickr o ver fotos en Facebook para terminar con dudas y discusiones de familia que pudieran durar horas y donde la mala memoria juega un papel muy importante.

Social Media es mucho más que negocio y marketing, aunque lamentablemente en las redes solo veamos compartir estos conceptos de la mano, social media está llevándonos hacía una dirección como humanidad, está rediseñando nuestras relaciones personales. Es fascinante observar en lo cotidiano como está sucediendo a nuestro alrededor.